Imagem: biblioteca digital Kidsread.

Kidsread

Originalmente publicado aqui.

Por Julián Marquina


Si miras el futuro de las bibliotecas desde el presente es difícil saber el camino que tomarán. Siempre se piensa en un futuro lejano, sin pararnos a pensar que dicho futuro ya lo estamos viviendo. No hay más que volver la mirada hacia atrás y ver todo lo conseguido por las bibliotecas en los últimos 10 años, en lo que se refiere a tecnología. ¿Ahora ya ves que estamos viviendo en el futuro de las bibliotecas?

Si algo caracteriza a las bibliotecas es su poder de adaptación a los tiempos, a la sociedad y a la tecnología. Las bibliotecas son pioneras en poner muchos de los recursos informativos y tecnológicos al alcance de las personas. Quieren acercar dichos recursos hacia las personas y que todas ellas tengan las mismas oportunidades de acceso. Sin duda que buscan el bien de la sociedad y su crecimiento.

En un tiempo tan tecnológico como en este que nos movemos las bibliotecas se tienen que ir reinventando o adaptando casi año a año. Cada poco tiempo sale una novedad interesante que utilizar y compartir. Es una carrera de fondo en la cual no es necesario ser los primeros, pero sí llevar un ritmo que haga que se cumplan ciertos objetivos propios y expectativas de los demás.

Bien es cierto que las bibliotecas son más bien un servicio infrautilizado, pero son de los mejor valorados por la sociedad y sus profesionales de los que mayor confianza despiertan. Con esto no queda más que tratar de aumentar su uso llegando a las personas que no utilizan las bibliotecas y saber el por qué.

Para ello hay que tratar de obtener la mayor información posible, tanto de usuarios como de no usuarios, para poder tomar decisiones. Información a utilizar por parte de las bibliotecas y sin temer el uso de los datos privados de los usuarios por el bien del individuo y del colectivo. Recordad lo dicho anteriormente: los bibliotecarios son los profesionales que mayor confianza despiertan de las personas.

la tecnología no va a hacer que el bibliotecario desaparezca de las bibliotecas. Los bibliotecarios son un pilar básico dentro de las mismas. La tecnología facilitará el trabajo de los bibliotecarios y hará que tengan más tiempo de dedicación a las personas. Conocerlas, saber cuales son sus necesidades, adaptar programas hacia sus comunidades… en definitiva, estar al lado de ellas.

A continuación os dejo una serie de tendencias para las bibliotecas de un futuro no muy lejano. [De algunas de ellas ya escribí en el 2013 en el Informe APEI “Bibliotecas ante el siglo XXI: nuevos medios y caminos]:

  1. Los sensores en bibliotecas para recibir información y los beacons para darla
  2. El autopréstamo automático en bibliotecas
  3. La biblioteca en el salón de casa a través de videoclubes online
  4. La videollamada como nuevo canal de atención a usuarios
  5. Videomarketing. La difusión y promoción a través de vídeo
  6. Los chatbots. La Inteligencia Artificial al servicio del bibliotecario
  7. La Realidad Virtual en las bibliotecas
  8. Aplicaciones y sitios web de recomendación de lecturas a usuarios
  9. La biblioteca fuera de la biblioteca a través de la tecnología
  10. Gamificación tecnológica para bibliotecas
  11. Makerspaces. Lugares para la experimentación y la creación
  12. Plataforma de formación online de la biblioteca

1. Los sensores en bibliotecas para recibir información y los beacons para darla

A mayor información para la biblioteca de parte de los usuarios, mayor información para los usuarios de parte de la biblioteca. Es así de simple. Las bibliotecas pueden manejar mayores cantidades de información que las que acumulan actualmente.

Disponer de información sobre los gustos de cada uno de los usuarios, de sus movimientos y de su forma de actuar o hacer uso de la biblioteca hará que estas puedan ofrecer un servicio personalizado a las personas. Internet de las cosas posibilita la circulación de la información a través de la recopilación y su posterior distribución.

La disposición de distintos sensores a lo largo de la biblioteca posibilitará la recopilación de información con la finalidad de conocer no solo el uso individual de cada persona, sino que también el uso colectivo de la biblioteca y de sus distintas secciones. La distribución de la información hacia los usuarios se puede realizar a través de los beacons. Los beacons son dispositivos capaces de transmitir mensajes o avisos a un dispositivo móvil sin necesidad de una sincronización de los aparatos.

Sin duda que un mundo de posibilidades se abre en las bibliotecas para conectar e informar a los usuarios de las mismas.

2. El autopréstamo automático en bibliotecas

No es algo que sea novedoso en las bibliotecas, de hecho existen numerosas bibliotecas que cuentan con máquinas de autopréstamo para que sus usuarios puedan sacar los materiales de la biblioteca sin tener que pasar por el mostrador. Lo novedoso está en que dicha máquina de autopréstamo desaparezca de las bibliotecas.

Hace unos días Amazon presentaba Amazon Go. Un servicio de venta de productos en los cuales las personas entraban en la tienda, cogían los productos que necesitaban y se marchaban sin pasar por cajeros físicos para pagar. La clave está en la identificación en la entrada y en la salida. Una identificación que hace que la tienda reconozca a la persona que entra y que carga en su cuenta los productos que se lleva consigo.

Lo mismo podría ser aplicable en el mundo de las bibliotecas. Bibliotecas que cuenten con la tecnología para identificar a los usuarios que entran y que sean capaces de realizar los préstamos pertinentes a las personas que se van con determinados materiales. Este servicio, sin duda, que daría mayor autonomía a los usuarios y descargaría de trabajo a los bibliotecarios.

3. La biblioteca en el salón de casa a través de videoclubes online

Es verdad, el libro soporta el mayor peso de las bibliotecas. Es el rey dentro de las mismas. Pero eso no significa que el libro electrónico también tenga que ser igual de importante. Nos empeñamos en copiar lo analógico a lo digital, y no siempre funciona.

Algo que sí tendría mejor aceptación por los usuarios de las bibliotecas, y haría que estas llegasen a todas las casas de las personas, sería el préstamo online de contenidos digitales audiovisuales. En pocas palabras, tener un videoclub online en la televisión del salón o en el ordenador.

4. La videollamada como nuevo canal de atención a usuarios

Hay dudas, hay preguntas, que a uno le gustaría tratar de manera presencial en las bibliotecas, pero esto no siempre es posible. En ocasiones el correo electrónico, el teléfono o los distintos medios sociales se quedan cortos y se prefiere (y se hace necesario) el cara a cara.

Las videollamadas pueden tener la solución, además de ser un servicio de fácil implementación a través de Whatsapp, Skype o Periscope, este último para resolver dudas en conjunto.

Algunas empresas ya lo están implementando. Empresas como BBVA que facilita que las personas se hagan clientes a través de unos sencillos pasos y que acaban en una videollamada de un gestor. Esto podría ser aplicable en las bibliotecas a la hora de hacerse el carné. Centros médicos privados hacen lo propio para pasar consultas a distancia y Amazon parece que acabará implementándolo para dar soporte a sus clientes.

Sin duda que un mundo de posibilidades que se abre a las bibliotecas y, como no, al servicio “Pregunte: las bibliotecas responden”. Ojala que en breve veamos que también recibe consultas por videollamadas, además de por correo electrónico y chat.

5. Videomarketing. La difusión y promoción a través de vídeo

El vídeo es el formato con el cual captar la atención de las personas de manera rápida y directa. Eso sí, hay que ser claros y directos con el mensaje que se quiere transmitir y hacer que enganche desde el primer minuto. Hay que recordar que el tiempo es oro en Internet y que no todo el mundo tiene tanto como para ver todos los vídeos que circulan por la Red.

Youtube es la plataforma estrella de vídeos en Internet. Sus vídeos tienen un gran potencial para llegar a las personas y hacer que los mensajes puedan cobrar tanta importancia como si se distribuyeran a través de los medios de comunicación de masas (radio, televisión y prensa).

Sin duda que la biblioteca tiene que ver este potencial para captar la atención de las personas y mostrarse como un servicio de ayuda y entretenimiento para ellas. Por ejemplo, las bibliotecas pueden realizar programas de difusión cultural local, de recomendaciones de lectores o de reseñas de libros, como hacen los afamados booktubers. [10 claves para convertirte en el booktuber que te gustaría ser]

6. Los chatbots. La Inteligencia Artificial al servicio del bibliotecario

Un chatbot es un software basado en Inteligencia Artificial (IA) capaz de tener conversaciones o interacciones con las personas. Hay grandes empresas tecnológicas que ya están estudiando su aplicabilidad en sus negocios, como son Facebook, Apple, Google o Microsoft… las bibliotecas no se deberían de quedar atrás y experimentar con este tipo de tecnología.

Los chatbots pueden llegar a ser los ayudantes perfectos de los bibliotecarios. Estos pueden llegar a encargarse de la parte del servicio de referencia virtual (por ejemplo de las consultas vía Facebook), hacer listas de libros recomendados para los usuarios (No es algo que sea imposible, de hecho ya existe un bot en Twitter que te crea una lista de reproducción en Spotify), realizar préstamos de materiales de manera automática (Taco Bell, a través de su motor de Inteligencia Artificial llamado TacoBot, permite pedir comida y pagarla sin necesidad de la intervención de personas) o darle difusión a la colección digital (la NYPL da difusión a su archivo digital a través de un bot creado en Twitter).

7. La Realidad Virtual en las bibliotecas

La Realidad Virtual permite a las personas vivir en primera persona su presencia en determinados lugares y la interacción con la realidad que les rodea. Es aplicada sobre todo en juegos y visitas a determinados lugares.

Entre otros lugares, los vídeos en 360º permiten realizar visitas a bibliotecas y ver todo lo que hay y sucede a tu alrededor. La verdad es que no permiten interacción alguna (por el momento) pero son una buena solución para mostrar las bibliotecas al mundo desde otra perspectiva.

Puede que en un futuro no muy lejano llegue esa interacción y según una persona realiza su visita virtual a la biblioteca pueda coger un libro y leerlo, e incluso realizar búsquedas en ordenadores o preguntar directamente al bibliotecario. La Realidad Virtual es un campo que está creciendo muchísimo en los últimos años y se abre con ella un amplio abanico de posibilidades.

8. Aplicaciones y sitios web de recomendación de lecturas a usuarios

La tecnología es capaz de almacenar una gran cantidad de datos y cruzarlos entre sí para dar posibles soluciones a ciertas necesidades. Esos datos pueden ser tratados de manera individual para conocer a una persona y sus gustos o de manera colectiva para conocer los gustos o hábitos determinados grupos de personas.

Es decir, a través del historial de préstamos de una persona se puede llegar a conocer sus gustos temáticos o de autores y dar posibles nuevas lecturas o a través de personas similares a ese usuario se le puede llegar a ofrecer nuevas lecturas que pueden llegar a gustarle.

Y es que la recomendación de lecturas es algo que está a la orden del día en el mundo de las bibliotecas. Y la tecnología es capaz de realizar esta tarea tan solo conociendo el historial de los usuarios o a través de una serie de preguntas.

9. La biblioteca fuera de la biblioteca a través de la tecnología

Todos llevamos un dispositivo móvil con nosotros, por lo tanto todos podemos estar en contacto con la biblioteca de una u otra manera. Una de esas formas sería posible con la presencia de la biblioteca por los distintos sitios del barrio o de la ciudad. Sitios destacables y con concurrencia de gente como el transporte público, sus paradas, monumentos, plazas…

No es necesario sacar la colección física fuera de las paredes de la biblioteca (aunque también sería una opción a través de acuerdos con establecimientos locales), sería llevar los contenidos digitales de la biblioteca a cada rincón a través de aplicaciones (como el caso de Croatia Reads), a través de códigos QR y realidad aumentada (como el caso de los Paseos literarios por Burgos) o a través de la tecnología NFC (como es el caso del Projekt Ingeborg).

10. Gamificación tecnológica para bibliotecas

La gamificación en las bibliotecas está cobrando fuerza en los últimos años. La gamificación es la aplicación de técnicas y metodologías de juego a cosas que no son juegos. El objetivo en las bibliotecas sería el de fidelizar a los usuarios y captar público nuevo para crear una comunidad participativa a su alrededor.

La tecnología puede estar muy presente en la gamificación y las bibliotecas. La geolocalización de materiales, usuarios y bibliotecarios a través de dispositivos móviles pueden tener su recompensa, al igual que el uso de contenidos digitales, las búsquedas de información en buscadores o en los catálogos de las bibliotecas, y por qué no hablar de sensores de presencia para el desbloqueo de niveles… Sin duda que un amplio abanico de posibilidades se abre ante las puertas de las bibliotecas.

¿Qué supone la gamificación para la biblioteca?

  • Permite viralizar servicios aumentando el uso por parte de los usuarios.
  • Aumento de la colaboración entre usuarios y entre usuarios y biblioteca.
  • Aprendizaje (basado en el juego) del uso de servicios y mayor utilización de los mismos por parte de los usuarios.
  • Hacer atractivas las actividades.
  • Estimulación, motivación y nuevos desafíos para los usuarios.
  • Aumento del sentido de pertenencia de los usuarios hacia la biblioteca
  • Cambio de comportamiento en las dinámicas de los usuarios.
  • Aumento de la productividad y autonomía de los usuarios.
  • Mayor concentración de los usuarios en la resolución de problemas o actividades.
  • Atraer nuevos usuarios y tratar de fidelizar a los ya existentes.
  • Nueva vía de comunicación y retroalimentación con los usuarios.
  • Permite incluir logros de los usuarios sobre las colecciones en el catálogo y en los servicios y actividades.
  • Premiar la fidelización y uso de servicios:
  • Lectores activos, buscadores de información, usuarios que ayudan a otros usuarios, puntualidad en la devolución de préstamos, participación en actividades, realización de comentarios sobre los fondos, visitas a la biblioteca, acceso a recursos…

11. Makerspaces. Lugares para la experimentación y la creación

Dotar a personas de los recursos necesarios para la creación y la experimentación sin duda que es un plus a tener en cuenta en el mundo de las bibliotecas. No son pocas las bibliotecas que ya han implementado makerspace, como la Ubik de Tabakalera, en el cual poder aprender a través de expertos o utilizar programas específicos de creación.

12. Plataforma de formación online de la biblioteca

Las bibliotecas tienen un papel importante en la alfabetización de los ciudadanos y de sus usuarios en el uso de la tecnología y la información. La mayoría de esta formación se realiza de manera presencial, lo cual es lógico si se quiere enseñar el uso de Internet, de un ordenador o de un dispositivo de lectura… pero hay personas que ya tienen esta lección aprendida y quieren seguir formándose a través de la biblioteca.

La biblioteca puede ofrecer formación online gratuita a través de plataformas propias. Formar a los usuarios en el uso correcto de la información, elaborar citas bibliográficas, saber si una fuente de información web es fiable o no, saber utilizar el catálogo, formación en seguridad y privacidad en Red…

En dicha plataforma también se podrían difundir enlaces a cursos formativos que sean de interés para sus usuarios. La idea de eso sería no mostrar la gran cantidad de cursos existentes en la infinidad de plataformas que hay, sino más bien mostrar los cursos que mayor aceptación puedan tener en su comunidad de usuarios.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

15